Hasta mañana

Tartamudeó que mi silencio
enfriaba sus manos.
Se puso de pie,
empezó a bailar con la escoba
buscando la salida
tarareando una bossa
que una tarde inventamos.
Apagué la luz
y le recordé que en Lisboa
sólo lo hacíamos a oscuras.
Sonó el móvil e, incapaces de soltar el palo a ciegas, medio gritamos: ¡Quizá mañana! Obrigado.

Volvió el silencio.
Y el peso del pasado me secó los labios, que humedeció con la yema de su índice.

-¿No hay más bossa?
-Llévame hasta la puerta que quiero imaginar cómo regreso vestido de futuro.

20140121-083820.jpg

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s